Ocho equipos en Colombia, ni un título. Qué eficacia.

Por Enrique

Qué país generoso Colombia! Recibe otra vez con los brazos abiertos a esos a los que les dio de comer y luego, cuando se van la ensucian.

Te hablo a ti Daniel Tilger, que llegaste a Colombia en busca de las oportunidades que no te dieron en Boca Juniors. Claro, si estaban Diego Latorre y Gabriel Batistuta.

Así lo confesaste a la Revista Deporte Gráfico de Bogotá el 17 de octubre de 1996: “Me fui porque sabía que no iba a tener mucha oportunidad, era joven y quería conocer nuevos rumbos…y ahí llegó la oportunidad de Colombia

Y acá jugaste en ocho equipos en siete años: (92-99) Sporting, Once Caldas, Santa Fe, América, Cali, Quindío, Junior y Millonarios.  Y en ninguno fuiste campeón. Pero no quiero ningunearte acá. Eso ya lo hicieron en tu país.

¿Ah fuiste goleador? ¿Cuántos goles para títulos? ¿En Copa Libertadores?  Te recuerdo por tus festejos groseros.

En 2000 regresaste a Argentina. Y hablaste mal de Colombia. En esta nota del Diario Olé abriste tu bocota sin sonrojarte: “Me cansé de los coches bombas”.

¿Ídolo? ¿Campeón? Acá no ganaste nada. Bueno en Argentina tampoco.

Te quiero preguntar algo. ¿Hubo coches bomba en Barranquilla, Manizales, Armenia o Cali entre 1992 y 1999 cuando jugaste en el fútbol colombiano?

Tienes razón. Hubo uno sólo en 1999, cuando estabas en Millonarios (ya habías besado la camiseta de Santa Fe)

Tu retahíla siguió: “Todo está vinculado a las drogas. Allá nunca se escucha hablar de cinco o diez kilos de drogas; se habla de toneladas, de plantaciones, de cargamentos que pasaron por el país. La droga es lo que le da de comer al país: Colombia es uno de los principales exportadores del mundo”.

Una más: “El peligro existe, la gente vive con miedo a que le suceda algo. Por ejemplo que maten a alguien a metros tuyo cuando estás paseando“.

Caradura. Pero lo mejor es esto: “Por suerte el esfuerzo que hice dio frutos: hace dos años (en 1998) me ofrecieron nacionalizarme para jugar en la selección. Hice 134 goles y me distinguieron como el extranjero que más goles hizo en la década del 90. Esto para mí significó más que los títulos que gané“.

Caradura. ¿Quién te ofreció nacionalizarte? En esa época Juan Pablo Ángel jugaba en River Plate, Faustino Asprilla en Europa, Hamiton Ricard en Inglaterra (te ganó Ricard!) Si fuimos al Mundial de Francia. Nacionalizarte, jajajajaja

Vendedor de humo hasta el final. Así terminaste esa nota:

¿Y dirigir a River? -“Puede ser. Si me va bien con un equipo, después de dirigir la selección colombiana, me gustaría“.

Lo curioso es que en 1996 estabas enamorado del país: “Colombia me ha dado todo lo que tengo, pasé momentos difíciles,  maduré y ahora mi familia y yo vivimos bien gracias a que aquí valoraron mi trabajo“, reiteraste a Deporte Gráfico en 1996.

Acá está la prueba de cuando te gustaba Colombia.

¿Entonces?

Demasiado Tilger. Regresaste a Buenos Aires para terminar tu carrera en el ascenso argentino. Te despediste en El Porvenir. El Por-ve-nir. Por-ve-nir.

Ahora estás de vuelta en Colombia. A la que maltrataste y de la que huíste por miedo. Te abrieron otra vez las puertas para trabajar, como presentador de un nuevo canal de Deportes.

Qué país generoso!

Deporte Gráfico, octubre 1996.