Foto EFE.

Foto EFE.

El crack regresa a Bogotá donde hace 30 años por las eliminatorias le ganó 3-1 con Argentina a Colombia. Una leyenda cuenta que le lanzaron una naranja y él la dominó con su pie izquierdo.

La historia habla de una lluvia de naranjas. Bueno, naranjas y muchos otros objetos que caían a la pista atlética gris del estadio El Campín, justo cuando Diego Maradona iba a cobrar un tiro de esquina. Cansado de la bronca colombiana, el crack recogió una del piso y comenzó a jugar con ella desde su zurda de fantasía.

Tac, tac, tac, arriba. Primero pegada al pie y lento, luego a media altura a otro ritmo. Una maniobra que se adelantó al espectáculo del Circo de Sol. Ante el abucheo, una respuesta de categoría. Genio auténtico.

El mito se exageraba cada vez más. Un dato siempre engordaba esa historia en los relatos de aquellos que presumían con suficiencia que vieron a Maradona, que a los 25 años y de paso por Bogotá, moldeaba su mejor versión de la historia.

“Claro que lo ví, y le conté 18 toques con el pie”, contó uno…

Leer la nota completa