Ricardo Gareca, perteganismo puro

Ricardo Gareca, perteganismo puro

Por Álvaro

Se llama Síndrome de Pertegaz y lo están desarrollando cada vez más hombres cuando se vuelven viejos. En un punto indefinido entre los 40 y los 50 años, sus caras comienzan a dibujar increíbles facciones de anciana, generando toda suerte de risotadas entre quienes notamos su simpática transformación. Paul McCartney, Mick Jagger, Steven Tyler, Marky Ramone, Paul Stanley, etc. Los rockstars avejentados son grandes contribuyentes a esta corriente genética, pero el fútbol no se queda atrás y la Copa América así lo certifica.

Tata, Richi y José

Tata, Richi y José

Para la muestra, Ricardo Gareca, Gerardo Martino y el querido José Pékerman, con lo que vamos viendo que los seleccionadores con cara de señora vieja de esta parte del mundo parecen concentrarse en la tierra de los asados, del Papa, de las servilletas que parecen papel calcante y de Maradona, otro infaltable entre los famosos futboleros que emulan a una tía entrada en años. El pelo largo, los aretes, el secador, las tinturas y otros productos capilares, utilizados en Argentina indiscriminadamente por hombres y mujeres, ayudan a reforzar esta tendencia. De hecho, muchos son los DTs gauchos susceptibles de ser confundidos con cualquier Carmenza, Gladys o Alcira. Seguro que a Mostaza Merlo, Julio César Falcioni, Bambino Veira o a César Luis Menotti ya les pasó.

Desde joven, Miguel Herrera tenía cara de señora vieja

Desde joven, Miguel Herrera ya tenía cara de señora vieja

Valga aclarar que el perteganismo no es exclusivo de argentinos. Ni más faltaba. El mexicano Miguel Herrera y el menos conocido de todos, Winfried Schäfer, que dirige a Jamaica, representan la misma causa. De pelos abundantes y un importante parecido con “Mrs. Doubtfire” (personaje que interpretó Robin Williams con mucho pañete encima), la presencia del entrenador alemán en Chile prácticamente nivela la balanza entre los DTs de típica cara de viejo neurótico y los DTs de facciones de vieja bonachona, ricachona o despistada, dependiendo el caso.

Mrs. Schäfer

Mrs. Schäfer

Practicantes no remunerados de Fútbol AM pudieron establecer que los sectores más conservadores de las federaciones del continente están inquietos. Después de que el síndrome de Pertegaz les modifica la jeta, ¿les pasará algo más? ¿Terminarán como el padrastro de Kim Kardashian? ¿Comenzarán a usar cartera? ¿A gritar cuando contestan el teléfono? ¿A confundir los ceros a la derecha en monedas y billetes? ¿A poner carpeticas de tela debajo de las porcelanas para acumular polvo y alborotarle la rinitis a los sobrinos y a los nietos? Si se siguen pareciendo cada día más a una señora vieja, ¿qué pasará con el statu-quo y la idiosincrasia machista que siempre acompañó al fútbol? Y su máximo temor: ¿Llegarán los perteganistas a monopolizar los banquillos de todas las selecciones de la región? Su preocupación es múltiple.

Dunga, el anti-perteganista

A Dunga no le gusta el perteganismo

Jorge Sampaoli, Ramón Díaz, Gustavo Quinteros e incluso Óscar Washington Tabárez (que también es argentino porque es uruguayo) son la resistencia argentina al perteganismo en Chile 2015. Intimidados por el asentamiento de esta variante genética y con el apoyo del brasileño Dunga, el boliviano Soria y el venezolano San Vicente, enviaron una nota de protesta a la Conmebol proponiendo que las selecciones de la región sólo admitan DTs con sus tradicionales rasgos de viejo estresado. Infortunadamente para ellos, fuentes sin revelar al interior de la entidad niegan haber recibido la petición y no descartan que se haya traspapelado dentro de los miles de archivos que misteriosamente se eliminaron hace unos días de los computadores de Nicolás Léoz y Eugenio Figueredo.

Un bonus track insuperable

Bonus track de Maradona modelo 2015: ¡superen esto, señoras!

Follow, @alvaro_caste