Fútbol puro. Sin twitter pero con radio.

Por Enrique

En pleno 2012 con un fútbol banalizado por el periodismo juvenil y la avalancha mediática generada por las redes sociales, aún quedan postales que honran esta pasión.

Imágenes como esta, hacen que dentro de los mandamientos de mis gustos, el fútbol esté por encima de todas las cosas. Lo que me encanta es que es un hincha auténtico, sólo de Huracán de Buenos Aires, no del Real Madrid, del Chelsea, o de Juventus. Barrio puro. De los que va al estadio con sus colores, con el gorro de su club, con radio,  no de camisetas con patrocinios de BWIN, o nombres como Xavi en la espalda.

Esta foto es de junio de 2011 en la cancha de Independiente de Avellaneda. Huracán pierde 5-1 y se va al descenso. Por radio, en AM obvio, sigue un partido en otro estadio que está por terminar y que puede salvarlo de ir a la B. Ese otro juego es Gimnasia-Boca Juniors. En la última jugada un centro de Juan Román Riquelme cae al área chica de Gimnasia y Christian Cellay le empata a Gimnasia. Un gol que salva del descenso a Huracán en esa jornada y le da una vida más, para jugarse su permanencia en primera división un par de días después.

Una cámara de televisión captó la reacción de este hincha, que es Rodrigo Cid.

Me puse a llorar como loco porque pensé que no había vuelta atrás. Pero sin embargo seguí escuchando la radio, aunque ya no entendía nada. Seguí con la radio y… ¡Justo de Cellay, un ídolo del club! No lo podía creer, por eso lo grité como lo grité. Fue un desahogo tremendo para mí. En mi familia somos enfermos de Huracán, desde mi bisabuelo, que fue el que empezó con el fanatismo, hasta hoy en día”, le explicó al Diario Olé.

Por suerte el fútbol no nació con él. Y como dijo José Luis Félix Chilavert: “Tú no has ganado nada”

En el fútbol que me gusta a mí, hay más Rodrigos Cid y menos Cristianos Ronaldo.