Léider en primer plano. Al fondo la camiseta número 21, la del gol a Túnez.

Léider en primer plano. Al fondo la camiseta número 21, la del gol a Túnez. –           Foto David Felipe Rincón

Por Enrique

De Francia 98, el último Mundial de Colombia con su mejor generación futbolera queda poco por rescatar. Muy flojo es el resumen de esa Copa Mundo que dejó a nuestra selección con dos derrotas, una victoria, a Faustino Asprilla expulsado de la concentración, a Farid Mondragón ahogado en llanto y a un entonces casi desconocido Léider Calimenio Preciado Guerrero gritando el único gol del equipo.

Fue apenas el prólogo de la experiencia amarga de cruzar el desierto de estar 16 años sin jugar un Mundial. Y ese gol de Léider es el recuerdo próximo más agradable. La única anotación que además sirvió para derrotar a Túnez en la segunda fecha de la fase de grupos. Un triunfo que abrió la ilusión de clasificar a los octavos de final con un empate frente a Inglaterra. Pero ese gol no reemplazó la falta de fútbol y de actitud de esa selección.

Gooooooooool de Colombia.

Gooooooooool de Colombia.

Sin embargo, ese momento aún emociona. Seis meses antes, a comienzos de 1998, Léider era suplente con Independiente Santa Fe. Entró en el segundo tiempo frente a Millonarios y sobre el final del juego puso a ganar a Santa Fe. Pasó a ser titular, hizo más goles, nos enseñó el “pasito polón” con el que festejaba. Ya era Calimenio, el que marcaba todos los domingos. Debutó en la Selección con un doblete frente a Chile en un amistoso en Santiago. Con eso aseguró su cupo en Francia 98.

Ya casi es el fin de esta historia. Pero antes, Túnez controlaba a Colombia con un 0-0 que a 8 minutos del final la eliminaba. Hernán Darío “Bolillo” Gómez ya había mandado a Léider en la cancha y el moreno ni la había tocado. Carlos Valderrama, criminalizado por la prensa por tener 37 años, puso un pase al centro de la media luna que encontró el pie de Calimenio. A puro control el delantero pisó el área con pelota dominada, se acomodó y sacó un zurdazo a ras de piso que venció al portero Choukri El Ouaer.

Abrazo de gol colombiano. El último en un Mundial.

Abrazo de gol colombiano. El último en un Mundial.

En ese entonces fue apenas un descolorido 1-0. 16 años después es la última imagen de alegría de Colombia en un Mundial. La postal de los últimos abrazos. Nada menos.