maxi_rodriguez

 Por Álvaro

El tipo se paró frente al balón. Lucía calmado. Canchero. Seguro. Como para confundir, miró a la izquierda y pateó a la derecha, pero le pegó suave, con poco ángulo y el arquero le atajó el penal. Entonces Newell’s Old Boys se quedó  fuera de la final de la Copa Libertadores y el protagonista de esta columna comenzó a tambalear. Pero igual lo pensé y no por eso Maxi Rodríguez deja de ser un jugadorazo. Con penales errados y todo, siempre jugará en mi equipo. Es de esos tipos sobresalientes que uno ve desfilando por clubes de nombre, sí, pero que se mantienen al margen del gran mainstream futbolero, posiblemente porque tienen poca prensa. Y ya que como Maxi hay muchos, armé este once de futbolistas subvalorados que en últimas no lo son tanto porque son ricos, famosos y pueden levantarse a la dama que gusten. Disculpen el larguero. Sé que tanto scroll les puede arruinar el túnel del carpo.

***

Cássio

cassioIba a alinear a Cristian Campestrini, arquero de Arsenal de Sarandí, porque lo vi atajar en vivo varias veces durante los 2 años que estudié publicidad en la Universidad de Palermo (no es cierto) y no entiendo cómo lleva tanto tiempo en el equipo del honorable (?) clan Grondona. Pero me acordé de Cássio, del Corinthians. Eso qué Neuer o De Gea. Cássio les da sopa y seco. Debe ser el mejor arquero del mundo desde hace un par de años. Supongo que no ha vuelto a Europa (pasó por el PSV Eindhoven) porque en Brasil deben pagarle un cojonal de plata. Pero en todo caso, sigue pasando desapercibido teniendo en cuenta todo lo que tapa. Quizá su bajo perfil tenga que ver con que es ese tipo de arqueros que hace ver fácil lo que es difícil y que nunca tiene que volar de palo a palo porque siempre está bien ubicado.

***

Leighton Baines
bainesTan clásico como el corte de pelo que le cubre las orejas, Leighton Baines es un sobresaliente en una las posiciones más escasas que existen en el fútbol: lateral izquierdo. Con un aire a Paolo Maldini al quitar, transportar y entregar, Baines le tiene la medida justa a la posición: proyectarse sin descuidar la defensa y defender sin descuidar la proyección. Entregado a más no poder, el buen Leighton debutó en uno de los equipos más mediocres que hemos visto recientemente en las ligas europeas: el impresentable Wigan. Pero luego pernoctó en el Everton, un equipo que aprovecha su estado de subvaloración, el cual también conspira para que siga estando a la sombra de Ashley Cole en la selección inglesa.

***

Matts Hummels

hummelsRaspando la cacerola de las frases futboleras, hay una que dice que los equipos se fortalecen a partir de su defensa. La frase es medio pendeja, pero es cierta y personajes como Mats Hummels la legitiman. Aunque en el ahora popular Borussia Dortmund los flashes caen sobre Lewandowski, Błaszczykowski, Aubameyang y otros nombres difíciles de escribir, tipos como Hummels tienen mucho que ver para que el equipo se esté convirtiendo en un grande europeo. ¿Qué tiene de bueno? Quita como Puyol, sale jugando como Frank De Boer y corre como atracador de la décima. Pero no se le olvida que es defensa central y no tiene problema en raspar piernas rivales o tirar el balón afuera cuando la situación lo requiere.

***

Mario Yepes
yepesQué bueno y qué desperdiciado fue durante casi una década. Tan bueno fue que en la actualidad (más lento y con múltiples fracturas de tabique) todavía le alcanza para jugar con decoro en el Milan y en la selección. Pero en la época en la que era realmente era impasable estuvo relegado al pálido fútbol francés: primero en el Nantes y luego en el PSG (mucho antes de volverse un club ‘nuevo rico’). El quitapelotas caleño se marchitó en Francia y recién llegó a Italia a los 35 años para jugar con el flojísimo Chievo Verona, donde igual logró brillar lo suficiente como para que el Milan se fijara en él. Si se le hubiera aprovechado cuando era, no cabe duda que el gran Mario Alberto habría escrito enciclopedias enteras de triunfos en Europa.

***

Maxi Pereira
maxipereiraLas fuerzas básicas del Blooming de Bolivia no perderían contra un equipo portugués que no sea el Porto o el Benfica. El Sporting y el Braga también tienen su tumbao’, pero igual el fútbol portugués es bastante amateur. Por eso me gustaría mucho ver a Maxi Pereira en otra liga más competitiva para ver si da ese salto de calidad que yo esperaría verle. Habitual convocado a la selección de Uruguay, el tipo se le para a un camión, es rápido, hace diagonales cuando cruza la mitad del campo, se asocia y mete buenos centros. Por ratos puede abandonar su compromiso defensivo, pero como dice Javier Hernández Bonnet, “el relevo es un acto de amistad” y algún compañero lo podría suplantar en esta función de vez en cuando.

***

Maxi Rodríguez
maxi

Para mí es el mejor futbolista subvalorado del mundo. Y tantas flores no son porque me haya consignado una plata en la cuenta o algo así. El gran Maxi, de verdad, me parece un crack. Marca, quita balones, acompaña, habilita a compañeros y hace goles. De golpe, hasta podría doblar cubiertos con la mente si se lo propone. Imposible no acordarse del golazo en la prórroga que le hizo a México en octavos de final de Alemania 2006. La Fiera jugó en Atlético Madrid y Liverpool, equipos de nombre, pero nunca en un Manchester United, un Real Madrid o un Barcelona. ¿Por qué? Poco mediatismo, será. Hace unos meses, Maxi volvió a su país, donde igual la descose en Newell’s Old Boys. Salió campeón del fútbol local hace un par de meses y, bueno, erró un penal definitivo ante Mineiro por la semifinal de Copa Libertadores, pero sigue haciendo las delicias de grandes y chicos.

***

Marek Hamsik
hamsikTanto que me quejo de los hinchas tropipop y allá estuve en esa recocha de Los amigos de Messi el año pasado en El Campín. Incoherente que es uno. Aunque tuve la desdicha de ver una volquetada de traquetos y señoras con el culo operado, lo bueno de haber empeñado un riñón para pagar la boleta es que vi a Marek Hamsik, el eslovaco del Napoli. Al tipo le fluye jugar al fútbol como a pocos (al estilo Deco, al estilo Rivaldo) y con medias cortas y sin canilleras esa noche en Bogotá hizo lo que quiso. Conectó caños, pelotazos de 40 metros que le caían en el pie al compañero y anotó un par de goles bonitos. Una máquina el gran Hamsik, que jugó el mundial de 2010, pero con una selección de rústicos con la que igual superó la primera ronda. Infravalorado a más no poder, Marekcito sigue elevando su nivel con el Napoli en cada torneo a la par de que se las ingenia para seguir encontrando cortes de pelo cada vez peores.

***

Adam Johnson

adamFue uno de los sobrevivientes del Manchester City a la llegada de los jeques. Luego jugó cada vez menos y en la última parte de la era Mancini, fue víctima del tropipop y la subvaloración al ser cedido al Sunderland, equipo cuya máxima aspiración es terminar en el puesto 12 de la Premier en cada torneo. Este inglés de 26 años es zurdo, pero juega de extremo derecho (como “wing”, en el detestable lenguaje argentino). Es gambeteador, asiste a los delanteros, mete tacos, caños, diagonales y siempre va para adelante. Con la selección inglesa tuvo presencia en la era Capello y aunque Roy Hodgson lo ha convocado recientemente, la tiene muy difícil ante la superpoblación de volantes ofensivos como Walcott, Cleverley, Lennon, Milner o Wilkshere, a quienes yo enviaría directamente por un tubo escriturándole un puesto inamovible al buen Adam por la banda derecha.

***

Sebastian Giovinco
9giovinco

La rompe en el PlayStation y en la vida real también. Rápido, gambeteador, impredecible. Víctima de patadas de rivales y marcas personales, Giovinco ha sabido sobrevivir a la casi extinta posición de enganche y aunque es un toque lagunero, por lo general rinde y con creces. Sin haber podido nunca ganarse un puesto fijo en la Juventus (lo prestaron al Empoli en sus primeros años y luego al Parma), a Giovinco no le ha quedado pequeño la 10 de su selección, la misma que años atrás usaron Baggio, Del Piero y Totti. En la actual Juve de Antonio Conte no siempre es titular, pero en mis jornadas de ProEvolution Soccer sí. Siempre lo pongo con Vidal acompañando, Marchisio un poco retrasado y Vucinic en punta: un cuarteto de ataque que pone a temblar a cualquier defensa rival.

***

Hulk
hulkUn pelotazo bien dado de Givanildo Vieira de Souza podría noquear incluso al monstruo verdoso de los cómics que inspira su apodo. Fuerte y potente como él solo, Hulk tiene la deuda pendiente de jugar en una liga competitiva. Aunque cuenta con el físico ideal para jugar como 9 de área, Hulk tiene tendencia a retrasarse o a mandarse a los costados porque (diga usted al estilo Ibrahimovic) está en capacidad de generar sus propias opciones y gol y no sólo de acabarlas. Después de jugar varios años en Japón, Hulk ha robado en el Porto y el Zenit siendo aún un subvalorado por clubes grandes de Europa. Si yo fuera uno de esos nuevos ricos que lavan petrodólares en el fútbol, le daría un contrato vitalicio para que se ponga la camiseta de mi equipo y no se la quite nunca más a cambio de la plata que me pida.

***

Miroslav Klose

kloseCabeceador y goleador insigne, Miroslav Klose no sólo es un futbolista subvalorado. Aun bajo ese estatus, es posiblemente el único de esta lista que podría pasar a la historia como uno de los mejores delanteros todos los tiempos. Sin hacer mucho ruido y con escasísima prensa, Klose se convertiría en el máximo goleador de los mundiales si en Brasil 2014 anota 2 goles, pues llegaría a 16 y superaría a un tal Ronaldo. Falta que lo convoquen, claro, y si me preguntan lo veo complicado por el buen nivel de los delanteros su selección (léase Gómez, Götze, Reus, Podolski, Schürle, etc) y porque cuando jugó en el Bayern Munich siempre lo mandaban al banco como dándole el mensaje de “eres polaco y nosotros xenófobos” o “no eres un típico 9 alemán y no nos sirves”. Tras ser desterrado del Bayern hace un par de temporadas, a sus 35 años Miroslav hace lo que puede para mantenerse vigente en el descolorido Lazio, donde igual ha anotado más de 30 goles desde su llegada: una cifra más que buena teniendo en cuenta lo complicado que es ser goleador en el Calcio.

Follow @alvaro_caste